aguamarina.png
 

Aguamarina

La aguamarina tiene un fuerte vínculo con el mar, una energía que va y viene: por momentos tendiendo a la reflexión y la meditación, y por otros emergiendo con fuerza y entrega. Es una piedra de felicidad, alegría y paz, especialmente en las relaciones personales.

Favorece a aliviar el dolor de dientes y mandíbula, y se utiliza para combatir el bruxismo. Ayuda con enfermedades del estómago, la garganta y descongestiona las vías respiratorias. Regula la glándula pituitaria y la tiroides. Fortalece los órganos de limpieza corporales, y actúa sobre las enfermedades autoinmunitarias. Además, es útil para contrarrestar la miopía y otros problemas visuales. Psicológicamente, es una piedra vinculada a las personas sensibles, beneficia la tolerancia, relaja la mente, reduce el estrés y alivia los miedos. Agudiza la intuición y aporta claridad.

Astrológicamente, la aguamarina es la piedra de Piscis, Tauro y Libra