Actividades para niños con minerales y cuarzos

Las piedras naturales son una herramienta muy bonita para realizar actividades con los niños. Lo mejor, es que se trata de elementos 100% naturales y con una vibración energética especial. La intuición de los peques no falla, y hasta eligen sus minerales favoritos dependiendo la energía que estén necesitando. Les encanta experimentar con ellas, sentirlas al tacto, agruparlas, apilarlas o ponerlas en fila.

IMG_0991.jpg


Pueden surgir muchas actividades dependiendo de la cantidad, colores, y otros elementos que tengáis para combinar, lo único que hay que tener en cuenta es qué piedras ofrecerles para que jueguen. Los niños tienen una vibración muy poco enraizada a la tierra, y hay cristales que podrían alterarlos. Siempre es recomendable que toquen piedras marrones como el ámbar, porque los ayuda a enraizar, les completa esa energía de la tierra con la que aún no cuentan. También son muy buenos los cuarzos que tienen una vibración más sutil, como la amatista, aguamarina, amazonita, lapislázuli, jade.


Otra cuestión muy importante es limpiarlas bien antes de dárselas a los niños. Ellos sienten mucho la energía que puede traer consigo la piedra, por lo tanto hay que realizar el mismo proceso que con las joyas: lavarlas con agua corriente, y luego ponerlas al sol unas horas o a la luna llena. Para más detalles y opciones de limpieza podéis ver el posteo sobre Cómo limpiar las piedras.

IMG_0990.jpg


Una buena idea es armarles su propia caja de piedras, que no estén mezcladas con otros elementos, y que no sean manipuladas por muchas personas, para mantener lo más posible su carga energética. No hay ningún problema con que las madres y los padres puedan tocarlas porque generalmente comparten las mismas energías y las del hogar, pero no olvidemos que personas externas pueden cargar con sus propias vibraciones y podrían movilizar al niño.

Siempre decimos que el uso de los minerales hay que hacerlo con responsabilidad, sean en formato joyas o rocas, sabiendo que tienen una carga que pueden movilizar más de lo que imaginamos.

IMG_0996.jpg


Entonces, una vez que sabemos cómo presentarle el material los peques, podemos empezar a pensar la actividad, aquí van algunas propuestas:

Torres y filas

Si les ofrecemos las piedras al niño, y dejamos que experimente libremente, seguramente esta es la primer actividad que hará. Dependiendo el formato del mineral podrá apilarlas, y sino las ordenará en fila, quizá clasificando por colores, o por tamaño. También la experiencia será muy enriquecedora en relación a los sentidos, el tacto, la vista, las dejará caer, y sentirá afinidad por algunas, las podrá guardar y quitar de su caja una y mil veces.   

Mesa de luz

Los cristales están compuestos por distintos minerales que le dan vetas de colores, zonas con más transparencias y otras más opacas, formando líneas y formas muy chulas para observar a contra luz. Pueden utilizarse como un elemento más en la mesa de luz o simplemente en una ventana o una lámpara!

Clasificación por colores

La gama cromática de las piedras las hace un elemento perfecto y natural para juegos de clasificación. La misma variedad de cuarzo puede tener tonalidades distintas dependiendo la pieza, o hasta se pueden mezclar variantes dentro de la misma gama. Por ejemplo, aguamarina, amazonita, jade, son tres piedras que pasan entre el verde y el celeste. Se puede ofrecer al niño recipientes con los colores base para que coloque las piedras según su color. Pueden ser recipientes, o tarjetas, o paños de fieltro. ¡Aquí hay que usar la imaginación!