labradorita.png
 

Labradorita

La labradorita recibe su nombre en relación a la ubicación donde se encontró por primera vez, Labrador (Canadá). Es altamente protectora ante las energías negativas y estimuladora de la intuición. Se utiliza para ayudar en procesos infecciosos y resfriados. Ayuda a calmar la sensación de vértigo y mareo, regula el metabolismo y equilibra el funcionamiento hormonal. Alivia la tensión menstrual y la presión arterial. También, actúa sobre los desórdenes oculares y cerebrales.

Es eficaz para disminuir el estrés y aumentar la alegría y vitalidad. Favorece a la expresión de sentimientos y las habilidades del habla. Combate la ansiedad y depresión, y aumenta la autoconfianza y el entusiasmo.

Astrológicamente, la labradorita es la piedra de Aries, Géminis, Escorpio y Piscis.