turquesa.png
 

Turquesa

Las propiedades de la piedra turquesa han sido asociadas fundamentalmente a un bienestar espiritual, sin embargo, tiene importantes beneficios a nivel físico. Está especialmente indicada para las afecciones respiratorias, pulmones, bronquios, laringe. Es regeneradora de tejidos y potencia el sistema inmunitario. Es anti-inflamatoria y desintoxicante, favorece la absorción de los nutrientes y alivia las infecciones virales. También es útil para aliviar el dolor y los calambres.

Protege contra el mal de ojo, y cualquier tipo de energía negativa que se dirija hacia uno mismo. Promueve la autorrealización y ayuda al crecimiento personal.
Astrológicamente, la turquesa es la piedra de Libra y Acuario.